Técnica de ahorro japonesa: 200 euros al mes sin quitarte de nada

Recientemente ha salido una nueva técnica de ahorro japonesa que logra maravillas. Con los tiempos que corren, conseguir ahorrar dinero a final de mes resulta casi imposible pero, no por ello ¡debemos dejar de intentarlo!

En anteriores ocasiones os hemos dado algunos consejos para que no cometáis algunos errores y ahorréis más fácilmente. También os hemos hablado de aplicaciones con las que poder manejar vuestras finanzas. ¡Todo es poco cuando se trata de ahorrar algo de dinero!

Esta vez, nos gustaría hablaros de una nueva técnica japonesa con la que podréis ahorrar sin esfuerzo y además, ¡permitiros algún que otro capricho! Ha llegado a España el Kakebo.

¿En qué consiste esta técnica de ahorro japonesa?

El kakebo, es una técnica mucho más sencilla de lo que imaginamos. Consiste en ir apuntando en un cuaderno, cuánto dinero ganamos, cuánto queremos ahorrar y cuánto gastamos. Así de simple, vuelta a la famosa libreta de cuentas de la que os hemos hablado en numerosas ocasiones.

La clave está en que plasmamos las cuentas por escrito, en lugar de memorizarlas. Además, utilizar este “cuaderno” nos obliga a reflexionar sobre cómo gastamos el dinero y nos ayuda a tomar mejores decisiones.

técnica de ahorro japonesa

Debemos ser constantes

Es posible que se trate de un método algo más laborioso pero que el hecho de apuntarlo por escrito y obligarte a pensar en cómo gastas y qué objetivos tienes hace que sea mucho más efectivo.

El día que cobremos debemos sentarnos y analizar cuánto dinero vamos a gastar. Dividiremos el dinero en categorías (alquiler, comida, facturas, ocio, viaje y ahorros) y asignaremos una cantidad exacta a cada una. Es importante que seamos realistas y que revisemos de manera diaria los gastos. Así podremos ajustarnos mejor a nuestra planificación.

El objetivo no solo es conseguir ahorrar sino cambiar la forma en la que manejamos las finanzas.

La base del ahorro

De todas maneras, existe una norma común para conseguir ahorrar: Hacerlo a principio de mes. ¿Por qué? Precisamente porque es el momento en el podemos reservar una cantidad de dinero y “no tocarla”. A principio de mes todavía no nos han surgido imprevistos y si nos planificamos podemos conseguir ahorrar cantidades importantes. Igual que destinamos una cantidad para la hipoteca o el alquiler debemos destinar otra para el ahorro. Si nos planificamos, podremos conseguirlo. ¿a qué estas esperando?