Descubre las ventajas del alquiler con opción a compra

¿No tienes claro si comprar o alquilar? Tal y como está el mercado hoy en día quizás el alquiler con opción sea el más práctico para el usuario.

En ocasiones no estamos seguros de comprar un determinado piso, no sabemos si será el adecuado, no queremos meternos en una hipoteca, no disponemos de una entrada… Por ello, el alquiler con opción a compra ofrece la oportunidad de vivir en una propiedad de alquiler y valorar si, en un tiempo, queremos comprar la vivienda.

Es posible que conozcas poco sobre esta forma de compra, por ello, desde Wonga queremos explicarte las ventajas que tiene.

Ventajas del alquiler con opción a compra

La principal ventaja de este tipo de transacción es que el comprador puede “probar” la vivienda sin necesidad de comprarla. Como de un simple alquiler se tratara. Lo bueno es que el dinero que se ha ido pagando de alquiler se descuenta del precio final de la casa.

Además, con este tipo de alquiler no es necesario pagar entrada y el propietario tampoco puede vender el piso mientras exista la opción de compra con el inquilino.

Otra ventaja es que el precio queda fijado desde el principio. Es decir, no puede subir ni bajar. Se mantendrá el precio según se estipuló en el contrato, sin posibilidad de que aumente de acuerdo al IPC. Pero, en contraprestación, lo que si puede variar es la renta del alquiler. Esta se puede modificar anualmente si el dueño lo pide.

Pero si finalmente decides no comprar, lo más común es que pierdas la prima inicial y lo que has ido pagando en el alquiler.

Alquiler con opción a compra

¿Por qué supone un ahorro?

Para comprar una vivienda necesitamos disponer de cierto dinero ahorrado. Este tendrá que ser suficiente para cubrir la entrada y los gastos e impuestos vinculados a la compra. Si solicitamos una hipoteca, habitualmente el banco concede únicamente el 80 % del precio. Esto significa que deberás contar con el 20 % restante más un 15 % que para los gastos iniciales.

Lo bueno del alquiler con opción a compra es que puedes empezar a vivir en el piso sin gastos iniciales. ¿La ventaja?, en el momento de comprar los gastos serán más bajos porque la cantidad a pagar será menor. Lo mismo ocurrirá con el valor de la hipoteca, en caso de que necesites solicitar una.

¿Cómo realizamos un alquiler con opción a compra?

Este tipo de alquiler tiene una regulación especial porque deberá contener los aspectos tanto del alquiler como de la compra. Normalmente, este tipo de contratos suelen ser una mezcla que incluye los aspectos más importantes de un contrato de alquiler y uno de compraventa.

Así pues, es necesario que el contrato refleje los años que durará el alquiler, la renta mensual, quién paga los gastos de comunidad, el precio de venta final que tendrá la vivienda y, en caso de que se haya aportado una cantidad inicial, deberá estar indicada también.

Es importante indicar en el contrato la duración del plazo de arrendamiento que no puede ser superior a 5 años.

Finalmente, la parte de contrato de compraventa debe incluir que el vendedor está obligado a vender la casa si el inquilino decide comprar al precio fijado en el contrato.